Como todo buen conocedor de carne, es importante saber de dónde proviene la carne Miyazaki. Este corte, nace en Japón y solo es posible hacerle referencia de Wagyu. En japonés, la palabra para armonía, wa, se identifica con Japón y la palabra gyu significa vaca. Por lo que Wagyu se traduce como la vaca de Japón. Anualmente, solo se sacrifican 3.000 y estas son otorgadas un sello oficial por parte del gobierno. Aquí es donde nace lo interesante: Miyazaki no es un corte sino una denominación de origen. En total hay unas 50 variedades de wagyu diferentes en Japón.

Para recibir la Denominación de Origen, las vacas deben nacer y ser sacrificadas en Japón por ganaderos certificados, al igual que no haber parido y los machos deben estar castrados. Han sido modificadas genéticamente para que las pesen entre 500 y 700 kilos y puedan satisfacer unos controles de calidad estrictos.

Lo que lo hace tan especial, además de su increíble contexto y años de preparación hasta ser sacrificadas, es el marmoleado de la carne. Tiene una textura suave y cremosa y se deshace en la boca en cuestiones de segundos. Su sabor es intenso por el alto contenido de ácido oleico permitiendo que se derrita en segundos luego del primer bocado. ¿Qué significan los números? Pues, son los estándares de calidad. Cada pieza tiene un código que indica la procedencia del animal, su fecha de nacimiento, información de la granja donde se ha criado, el momento del sacrificio y su calidad.

El último grado de calidad se basa en el sashi o el marmoleado de la carne cruda, su color, brillo y firmeza. La máxima calidad es la A1, y la menor la C5. En cuanto al grado de infiltración de grasa la carne se clasifica entre 1 y 12. Las categorías 11 y 12 son muy difíciles de encontrar, pero en Makoto puedes disfrutar un increíble plato de Miyazaki A5 acompañado con tu bebida favorita, ¿no sabes que elegir?, nosotros te asesoramos para que hagas el match perfecto y termines con un delicioso postre, ¡te esperamos!