Todo buen conocedor de whiskies sabe apreciar un producto de calidad cuando lo tiene frente a sus ojos. Esta bebida escocesa se obtiene a través de la destilación de la malta fermentada de cereales como cebada, trigo, centeno y maíz para su posterior envejecimiento en barriles de madera, tradicionalmente de roble blanco.

Por muchos años esta receta había cautivado a Masataka Taketsuru, considerado hoy el padre del Whisky japonés, su familia era dueña de una empresa productora de sake y sobre él recaía el compromiso de continuar con su legado. Luego de estudiar química y biología en la Escuela Secundaria Técnica de Osaka, Masataka decidió forjar su destino y se matriculó en la Universidad de Glasgow en Escocia, convirtiéndose en el primer japonés en estudiar el arte de la fabricación de whisky en 1918.

En 1934, Masataka se mudó a la ciudad de Yoichi y abrió Nikka Whiskey Co. En 1960, cuando la Destilería Yoichi estaba alcanzando su capacidad, comenzó a buscar otro lugar adecuado en Japón para abrir una destilería. Después de una ardua búsqueda, encontró un amplio valle forestal en la unión de los ríos Hirosegawa y Nikkawagawa. La humedad de los ríos y las colinas circundantes, junto con la calidad del agua del río Nikkawagawa, creó el lugar perfecto para una segunda destilería, a la que llamó Miyagikyo. Nikka Taketsuru Whisky japonés de malta pura de 17 años es un matrimonio de whiskies de malta perfeccionados en las destilerías Yoichi y Miyagikyo. Una vez que se preparan, se envejecen durante un mínimo de 17 años antes de ser procesados juntos para crear el Whisky Taketsuru Pure Malt.

Como resultado de esta propuesta, Taketsuru 17 años Pure Malt ofrece un aroma a malta, con toques de ensalada de frutas, bayas y plátanos. Obtuvo la Medalla de Oro en los World Whiskies Awards en 2014, donde fue nombrada la mejor malta mezclada del mundo y el mejor whisky de malta mezclada japonés.

En Makoto nos esforzamos en ofrecer la experiencia que nuestros comensales se merecen, apreciando la belleza del oriente y el occidente para crear lazos que nos unen alrededor de un buen trago, ¡Salud!